martes, septiembre 01, 2009

YOUNG LOVERS NEVER DIE







Llega un punto en la vida en el que oficialmente, eres adulto. De repente ya eres mayor para votar, beber y tomar parte en actividades de adultos. De repente, la gente espera que seas responsable, serio, un adulto. Crecemos, envejecemos. ¿Pero acaso maduramos de verdad?

De cierta manera, crecemos. Formamos familias. Nos casamos, nos divorciamos.
Pero la mayoría de veces, seguimos teniendo los mismos problemas que cuando teníamos 15 años. No importa cuánto crezcamos, o cuánto envejezcamos… Siempre estamos tropezando. Siempre estamos haciéndonos preguntas.
Eternamente… jóvenes.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

I like it
and I (L) Grey's Anatomy
ooooooooooooooooooh si
bonitas picssssssssss

Pit dijo...

Cómo me ha llegado. En el fondo, tienes más razón que un santo. Amén.

JohnQ dijo...

Creo que no sólo es tener los mismos problemas, sino conservar una manera de afrontarlos y sobre todo una actitud: no hacer lo que se espera que hagas, sino lo que quieras hacer. Total, siempre alguien te va a poner verde...

Yo lo tengo claro: I want to be forever young!!!! Lo conseguiré?

Lorentzo dijo...

Buenísima reflexión.

Laura Egea Muñoz dijo...

Toda la razón!

Mauricio P. Milano dijo...

Más o menos tenemos la misma edad y puedo compartir totalmente lo que decís. Es tal cual. Este es el momento en el que te das cuenta de que siempre serás el mismo, aunque cambiando, de alguna extraña manera. Lindas fotos!!

Cocoon dijo...

Genial Genial y Genial!

Magí Torras dijo...

q tal espinosa? xD

Ester Guntín dijo...

muy cierto y es lo que has estado esperando toda la vida, que te tomen en serio y cuando llega el momento te das cuenta de que no has de cambiar tanto como piensas...