miércoles, octubre 14, 2009



Dicen que Diogenes iba por las calles de Atenas vestido con harapos y durmiendo en los zaguanes.
Cuentan que, una mañana, pasó por aquel lugar un acaudalado terrateniente:
- Buenos dias - dijo el caballero
- Buenos dias - dijo Diogenes
- He tenido una semana muy buena, así que he venido a darte esta bolsa de monedas.

Diogenes lo miró en silencio, sin hacer movimiento.
- Tómalas. No hay trampa. Son mías y te las doy a ti, que sé que las necesitas más que yo.
- ¿Tú tienes más? - Pregunto Diogenes
- Claro que sí - contesto el rico - muchas más
- ¿Y no te gustaría tener más de las que tienes?
- Sí, por supuesto que me gustaría
- Entonces guárdate estas monedas, porque tú las necesitas más que yo.

7 comentarios:

JohnQ dijo...

Qué jodíos son estos sabios, siempre te la terminan liando... Tu texto me recuerda a otro:

Cuentan de un sabio, que un dia
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de las hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.

Si es que como dice mi abuela: no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita, ni más limpio el que más lava sino el que menos ensucia!!!

Mauricio P. Milano dijo...

Muy bueno!!

AMV dijo...

qeu bonito el texto, y que guapo en las fotos

recuerdoss

So Magazine dijo...

Qué profundo! la mitologia griega es impresionante...
Nos encanta tu blog!Muy trendy!
Anna

HDC dijo...

GRANDE SR. YORENS!

Anónimo dijo...

IN CRE I BLE

DosBichos dijo...

Increíble, sí.
Otro sabio más.

P.